Editorial

Edición No. 158

Empresario conformista

La industria mueblera tal como la concebimos al día de hoy podría estar viviendo sus últimos años.
La era digital es una vorágine que derrumba todos los conceptos previos, la era de los Millenials es un todo terreno que circula con visión periférica de 360º.
Negocio que desista de integrar al internet como un medio actual de comercialización tiende a desaparecer a la brevedad y muchos han hecho caso omiso de esta infalible regla de marketing.
Además, la industria mueblera en México es 95% local, no hay una visión inmediata para alcanzar niveles importantes (30 a 40%) de exportación en materia de muebles y hablar de un programa sectorial solo causaría una mueca de risa a más de un empresario.
Prevalece la falta de unidad, un enfermizo celo profesional por el logro de un semejante, un carente carácter emprendedor; el estado de confort es el mejor lugar para incrementar el conformismo.
En toda oportunidad escucho el lamento de infinidad de empresarios, con la situación económica, con la condición comercial obligada por parte de los distribuidores (mueblerías y cadenas departamentales), con una proveeduría limitada. Con un sinfín de factores.
Pero no hay acción, reina la pasividad, la intolerancia hacia otros. Sigue siendo más fácil destruir una idea (Consejo Mexicano del Mueble) que multiplicar esfuerzos para alcanzar objetivos colectivos.
La muestra de las tareas por hacer solo llegan del exterior: Guatemala integró un pabellón de empresas en la pasada feria del mueble en Las Vegas; Brasil conformó un grupo de empresas para realizar una gira de trabajo por Panamá con alcance hasta Costa Rica y Colombia.
Los acuerdos de libre comercio seguirán siendo aprovechados por nuestros socios, el mercado de muebles en México es muy apetitoso y de continuar mezclando agua y harina solo seguiremos obteniendo un pastoso engrudo empresarial.
La pregunta fue directa y mi respuesta igual: sí, el empresario es conformista y las pruebas así lo confirman. En los 20 años más recientes las iniciativas del sector del mueble por generar proyectos y actividades han desaparecido con más rapidez que el paso de una estrella fugaz.
Se acuerdan de ¿Conimueble?, ¿del Plan para amueblar casas de interés social?; dos botones de muestra.

 

Director/Editor: Francisco Barrera